Si en las semanas pasadas os explicábamos en qué consistían y dónde podías encontrar las Vitaminas A, B y C,  hoy os desvelamos los secretos de la Vitamina D ¡Comenzamos!

La Vitamina D forma parte del grupo de las vitaminas esteroides y recibe distintas denominaciones, en función de las propiedades y beneficios que presenta. En primer lugar se la conoce como calciferol ya que este componente vitamínico es el encargado de hacer llegar el calcio a los huesos, produciéndose problemas en estos si hay un déficit de calcio.

Por otro lado la Vitamina D también recibe el nombre de antirraquítica ya que el consumo de esta vitamina va prevenir el raquitismo relacionado con malformaciones irreversibles en los huesos, a consecuencia de la falta de calcio.

Esta vitamina se divide en dos tipos diferentes: La Vitamina D2, derivada de fuentes vegetales y la Vitamina D3 derivada de fuentes animales.

¿Qué beneficios aporta la ingesta de Vitamina D? ¡Son muchas las ventajas que vamos a obtener por el consumo de este componente vitamínico! En primer lugar esta vitamina aporta calcio y fósforo a los huesos de tal manera que aquellas personas con déficit de Vitamina D pueden sufrir problemas en los huesos como osteoporosis, osteomalacia, hipocalcemia o fibromialgia ¡Un consumo diario de Vitamina D puede ayudar a prevenir estas enfermedades!

Por otro lado hay que destacar la función que desempeña en el crecimiento y maduración de las células así como su resistencia ante agentes externos, previniendo enfermedades como la gripe o el resfriado común.

Finalmente la Vitamina D, al regular los niveles de calcio y fósforo en los huesos, cumple un papel fundamental en la transmisión del impulso nervioso y la contracción muscular, fomentando el correcto funcionamiento de músculos y huesos.

Hasta aquí todo bien pero… ¿Dónde podemos encontrar esta Vitamina? ¡En un gran número de alimentos! Los pescados como el salmón o la merluza son muy ricos en Vitamina D, de tal modo que una ración de 100 gramos de salmón contiene la mitad de la cantidad de Vitamina D recomendada por los expertos.

En el desayuno tienes diferentes opciones para aportar Vitamina D a tu organismo y es que los cereales y los productos lácteos son otros de los alimentos ricos en Vitamina D ¡Para que empieces el día con energía!

A pesar de ser un componente presente en un gran número de alimentos existen una serie de personas que pueden sufrir déficit de Vitamina D, sufriendo consecuencias como enfermedades óseas ¿Qué grupos de riesgo son estos? Los bebés que tan sólo reciben leche materna, personas de edad avanzada, sujetos con exposición prolongada a los rayos del sol, personas con malabsorción de grasas y aquellas con problemas con el alcohol.

Si perteneces a alguno de estos grupos, si sufres alguna enfermedad ósea o simplemente si quieres evitar sufrir déficit de Vitamina D y sus consecuencias consume aquellos alimentos ricos en esta Vitamina ¡Cuida tu alimentación y tu salud!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here