Una correcta alimentación es la clave para fortalecer nuestras defensas y por ello es bueno saber qué ingredientes son capaces de estimular el sistema inmunitario. Además, hay otros hábitos saludables que ayudan a reforzar nuestras defensas como pueda ser no fumar, dormir las horas suficientes, hacer ejercicio físico, protegerse de la contaminación ambiental y evitar el estrés.

Si quieres prevenir un catarro no olvides incluir en tu dieta los siguientes alimentos:

Cítricos
Ricos en Vitamina C ayudan a reforzar las defensas y aliviar los síntomas de resfriados y catarros comunes. Un zumo de naranja natural o de limón rebajado con miel y agua favorecerán una recuperación más rápida.

Otros cítricos como el kiwi o la guayaba aumentan la resistencia a las infecciones y la granada aporta grandes cantidades de antioxidantes, ácido fólico y vitamina C y es una gran aliada para tratar dolores de garganta e infecciones de oído.

Vegetales
Se aconsejan cuando se tiene tos seca, faringitis, afonía, amigdalitis, afonía… por su acción demulcente. Algunas verduras y hortalizas son ricas en ácido fólico que ayuda a fijar el hierro (que fortalece el sistema inmunológico) de la carne, del pescado y de los huevos. Las espinacas y acelgas, los guisantes, el perejil, el eneldo y el laurel son algunos de los alimentos bactericidas más comunes en la dieta mediterránea.

Cebolla y ajo
La cebolla calma la tos, alivia la congestión pulmonar y desinfecta la mucosa gracias a la quercetina y cisteína que la convierte en una buena aliada contra el asma, la bronquitis o la sinusitis siempre que se consuma de manera habitual. Sus compuestos azufrados potencian sus propiedades en la limpieza de vías respiratorias y la expectoración. El ajo también es un buen expectorante además de antitusivo, y mucolítico natural por lo que se aconseja su consumo especialmente en procesos catarrales.

Legumbres
Son ricas en antioxidantes y actúan como antigripales naturales. Su consumo reduce las toxinas que provoca la infección, a fortalecer el sistema inmune y a recuperarse antes de un catarro o el resfriado.

Coles, coliflores, remolachas, rábanos y berros
En caso de bronquitis, laringitis o sinusitis es bueno consumirlos en concentrados y sopas para aprovechar sus acciones antibióticas y mucolíticas.

Pescados
Especialmente los pescados azules son ricos en omega-3 que ayuda a reducir la inflamación pulmonar y proteger el organismo de infecciones respiratorias. Además, tienen propiedades saludables para el corazón al ser ricos en un mineral que ayuda a los glóbulos blancos a erradicar el virus de la gripe.

Betacarotenos 
Alimentos como las zanahorias, la calabaza, las naranjas, el brócoli, las espinacas…  son ricos en betacarotenos y favorecen la regeneración de la mucosa respiratoria y evitan la invasión bacteriana.

Especias
No hay nada como la canela, el clavo, el jengibre e incluso la pimienta y el chile para entrar en calor, favoreciendo la expectoración y la sudoración. Algunas de las especias más comunes son ricas en esencias antibióticas, fluidificantes de la mucosidad y expectorantes, además de contribuir a eliminar bacterias.

Zinc
Es un mineral que podemos encontrar en los mejillones, legumbres, pipas de calabaza, huevos cocidos, cereales integrales, soja, sardinas, aves…  Ayuda en la regeneración de la mucosa respiratoria y aumenta la capacidad defensiva. Por ejemplo, mariscos como las ostras tienen un alto contenido en zinc y pueden reducen la intensidad de los síntomas del resfriado y acortar su duración.

La alimentación es la base de nuestra salud y con estos alimentos evitarás resfriarte y enfermar con facilidad. Ante los primeros síntomas de gripe o catarro acude a tu médico de confianza, sigue sus recomendaciones e incluye en tu dieta ingredientes que favorezcan el tiempo de recuperación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here