Hoy en día, el uso del microondas está muy extendido en nuestra vida diaria. Además de su uso en casa, éste es utilizado frecuentemente en empresas ya que es el principal medio de calentamiento de comidas, como las que ofrece vitalista. Por ello cabe preguntarse ¿es seguro el uso de microondas? ¿tiene algún riesgo para la salud? ¿modifica la composición de los alimentos o del medio?.

En este artículo analizaremos brevemente algunos datos, estudios y bibliografías que disponemos actualmente sobre este electrodoméstico.

El microondas funciona debido a la radiación electromagnética, que hace que las moléculas de agua que contienen los alimentos, en menor o mayor medida, se muevan con mucha rapidez provocando calor por fricción entre las moléculas de los alimentos.

Microondas y nutrientes

Los alimentos cocinados en un horno microondas no tienen diferencias nutricionales significativas con los alimentos preparados por hornos convencionales. Las diferencias reportadas en la bibliografía son mínimas tanto en macronutrientes como en micronutrientes, aunque la mayoría de los estudios indican que la cocción en microondas produce una mayor pérdida de humedad.

Sin embargo, sí que se ha de tener en cuenta que se llega a temperaturas altas en el interior de los alimentos de forma mucha más rápida, por lo que ciertas sustancias que se destruyen por calor sufrirán este efecto mucho antes. Por ejemplo, esto ocurre con los compuestos de azufre activo del ajo, que puede estar relacionado con sus propiedades anticancerígenas.

En algunos de nuestros artículos anteriores ya hemos visto cómo los métodos suaves de cocción como al vapor, baño maría o escalfado serían los métodos ideales para el calentamiento de los alimentos.

 

Microondas y salud

Lo primero para tener en cuenta es que el microondas no emite radiaciones ionizantes, sino radiaciones no ionizantes, que no son peligrosas para la salud. Actualmente se ha establecido un programa para revisar los resultados de las investigaciones y realizar la evaluación de los riesgos de la exposición a los campos electromagnéticos en el rango de 0 a 300 GHz (OMS).

Los hornos microondas, disponen de una protección eficaz que reduce la salida de radiación hasta niveles indetectables. Es importante que el horno sea mantenido en buen estado ya que la fuga de las microondas podría ocurrir alrededor de hornos microondas dañados, sucios o modificados. La selladura de la puerta debería de mantenerse limpia y sin signo visible de daños a los sellos o el exterior del revestimiento del horno.

Según estudios, se han observado daños por microondas en órganos con una pobre irrigación de la sangre y que les afecta mucho la temperatura, como por ejemplo el ojo. Sin embargo, el daño térmico ocurriría solamente como consecuencia de largas exposiciones a niveles de muy alta potencia, muy por encima de aquellos medidos alrededor de los hornos microondas.

En cuanto a seguridad alimentaria hay que tener en cuenta que la energía del microondas no penetra de la misma forma en todas las partes de un mismo alimento y se produce una cocción desigual que pudiese no llegar a destruir los microorganismos potencialmente peligrosos de este. Por ello, los alimentos deben permanecer por varios minutos hasta que se complete la cocción o ser cocinados previamente con otros medios que lo aseguren.

Otro elemento de seguridad a tener en cuenta es que en un horno microondas cuando el agua está a temperatura a punto de ebullición podría no ser visibles las típicas burbujas sobre las paredes del recipiente, sin embargo, el líquido puede hervir repentinamente produciendo en personas quemaduras severas por el agua super calentada.

Por todo esto, los resultados observados hasta ahora y a espera de más estudios, indican que aunque los métodos más suave de calentamiento son mejores para evitar la pérdida de nutrientes, los hornos microondas son seguros para la salud.

Raquel Puebla – Nutricionista Vitalista

 

Fuentes y referencias

http://www.gencat.cat/mediamb/sosten/telf/pdf/aecc.pdf

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24779134

http://www.who.int/peh-emf/publications/facts/info_microwaves/en/

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/11238815

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7047080

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here