En el mercado actual existe una gran variedad de batidos sustitutivos. Muchos de ellos gozan de gran fama según la temporada, se les da publicidad e incluso los respaldan dietistas, por lo que cabe preguntarse, ¿son una opción adecuada para mí? En este artículo queremos analizar qué son los batidos sustitutivos y si son apropiados para una correcta alimentación.

Estos batidos sustituyen a nuestras comidas diarias y contienen nutrientes como hidratos de carbono, grasas, proteínas, vitaminas y minerales necesarios para la vida. Estos nutrientes se encuentran regulados por la agencia de seguridad alimentaria. Por tanto, los nutrientes “sobre papel” se consiguen y las calorías dependen del producto utilizado.

Hay que destacar que, aunque cuantitativamente podemos llegar a obtener nutrientes mediante estos batidos, cualitativamente no son, por lo general, muy adecuados. Por poner un ejemplo, en los ingredientes de estos batidos podemos encontrar grasas hidrogenadas; es decir, aunque el nutriente principal que contiene, es la grasa,  esta es de una calidad no adecuada para el consumo habitual. El objetivo de cubrir la cantidad necesaria de nutrientes en una comida rápida lo cumple. Y puede ser una opción (aunque no una buena) si no puedes alimentarte de otra manera pero, “¿Es recomendable?” “¿Hay algún factor más a tener en cuenta?”.

En Vitalista te ofrecemos alimentos frescos, variados y sanos, con los que consigues una alimentación rica en nutrientes y con ingredientes de calidad, los cuales son la mejor opción. No recomendamos batidos sustitutivos de forma habitual, basándonos en varios motivos:

  • Cualquier dieta que no enseñe a alimentarse correctamente no es válida, es “pan para hoy y hambre para mañana”. Muchas dietas que ya llevan un tiempo en el mercado demuestran que, en la mayoría de los casos ayudan mucho en el momento, pero a largo plazo tienen poco resultado. Pueden promover  problemas  y desórdenes alimenticios, así como subidas de peso “efecto yoyó”, etc.
  • Los macronutrientes y micronutrientes están al 100%, pero el cuerpo no los asimila de la misma forma que con preparados químicos, ya que los alimentos contienen los nutrientes en una matriz que facilita su absorción y potencia sus efectos. Por otra parte, existen otras sustancias en los alimentos que no son indispensables para la vida, pero que sí mejoran la calidad de esta a largo plazo como: enzimas, bioquímicos como polifenoles, flavononas, carotenoides, terpenos, folatos, etc.; que son sustancias antiinflamatorias, anticancerígenas, antioxidantes, etc. Estos elementos se encuentran en los ingredientes en estado natural y en los alimentos por separado. Por eso, siempre recomendamos variedad.
  • Simplemente con los distintos olores (incluso imágenes) de la comida, empezamos a producir saliva y jugos gástricos que favorecen la digestión. Además, al masticar los alimentos segregamos hormonas para empezar la digestión y  otras como la grelina (inhibe la sensación de hambre), o cortisol (relacionada con el estrés). También el estómago disminuye su trabajo, lo que tampoco es adecuado para nuestra salud. Por otro lado, el no masticar los alimentos puede producir dolores y malformaciones en dientes y mandíbula si se utilizan durante un tiempo prolongado. Más inmediatamente sí puede provocar diarreas/estreñimiento. Por lo general, los sabores de los sustitutivos son sabores dulces, por lo que seguramente te canses rápido, no son una solución duradera.

Finalmente, la comida además de ser un acto social y de ocio, es también un placer. El saber apreciar la frescura y el sabor de los ingredientes naturales trae muchos beneficios que van más allá de lo funcional.

Desde Vitalista te recomendamos que sigas una dieta sana y equilibrada, basada en alimentos naturales y con alta densidad nutricional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here